miércoles, 14 de diciembre de 2016

¿Cómo se originó el Credo de los Apóstoles?


-El Credo Apostólico-

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra;
Y en Jesucristo, su único Hijo, Señor nuestro;
Que fue concebido del Espíritu Santo, nació de la virgen María,
Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos; fue crucificado, muerto y sepultado;
Descendió al hades; al tercer día resucitó de entre los muertos;
Subió al cielo, y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso;
Y desde allí vendrá al fin del mundo a juzgar a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Universal, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

---------
“Estas palabras que ustedes han escuchado están en las Escrituras Divinas dispersas por arriba y por abajo: por eso han sido reunidas y reducidas en una, para que la memoria de las personas lentas no se desespere; para que toda persona pueda ser capaz de decir y mantener lo que cree.”
- Agustín de Hipona, (Sermón para los catecúmenos sobre El Credo)

Ahora, analiza los siguientes versos con sus afirmaciones:

Hechos 8:37
“…Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.”

Hechos 16:31
“…Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo…”

Romanos 10:9
“…si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.”

1 Corintios 15:3-4
“Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras.”

Filipenses 2:10-11
“…para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

1 Timoteo 3:16
“…Dios fue manifestado en carne,
Justificado en el Espíritu,
Visto de los ángeles,
Predicado a los gentiles,
Creído en el mundo,
Recibido arriba en gloria.”

2 Timoteo 2:8
“Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos…”

1 Juan 5:1
“Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios…”

1 Corintios 8:6
“… para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.”

1 Timoteo 2:5-6
“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos...”

1 Timoteo 6:13-14
“Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo.”

Mateo 28:19
“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.”

2 Corintios 13:14
“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros…”

Efesios 4:4-6
“…un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.”

------------------------------------

Es justo decir que hay varias ideas esenciales que deben estar presentes en cualquier sistema teológico-doctrinal de una iglesia antes de que merezca ser llamada CRISTIANA. Y desde los primeros siglos de la iglesia, el Credo de los Apóstoles ha proporcionado un útil resumen de estas creencias básicas.

"Las doctrinas en el Credo de los Apóstoles cristalizan la esencia de la verdad cristiana. El Credo de los Apóstoles realmente proviene del siglo segundo, tomó diferentes formas en el siglo segundo, hasta que finalmente toma la forma en la cual lo conocemos. Allí encontramos la Trinidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. También aparece la doctrina de la encarnación y expiación, también la resurrección triunfante y la próxima segunda venida de Jesucristo. En el credo se encuentra el perdón de los pecados. Aparece la realidad de la Iglesia como la comunión de aquellos que han nacido de nuevo en Cristo. Y pienso que no puede haber otra cosa más saludable en cualquier iglesia que estudiar y meditar sobre las palabras del credo de los Apóstoles y resaltar sus doctrinas." 
- Dr. J.I. Packer

No hay comentarios:

Publicar un comentario