lunes, 1 de mayo de 2017

El Huerto del Edén era un “Portal al Cielo”



Estuve leyendo nuevamente el libro “El Reino de Poder” de Guillermo Maldonado. Es interesante que de cada cien palabras ochenta son testimonios de sanidades, prodigios y cumplimientos de profecías los cuales no se puede verificar; es decir no podemos verificar si los testimonios de la gente sanada, o cumplimiento de una profecía sean ciertos. Tampoco podemos darle el beneficio de la duda, no se lo merece. En otras palabras, el libro resultó ser fácil de leer, pues los testimonios te puedes saltar para leer “la doctrina de Maldonado”. De hecho, lo leo esperando saber sus doctrinas, pero qué difícil se torna mi lectura.

Encontré algo que les quiero compartir, se trata de ¿Qué era el Huerto de Edén y dónde está ubicado?

Según Maldonado, en el capítulo II, “El mandato original de dominio”, en un párrafo alega que el Edén no era un lugar físico:
“De mis investigaciones he concluido que el Edén no era un lugar físico en la tierra, sino una puerta abierta o una entrada al cielo. Era un ambiente, una “puerta” o “portal” al cielo, porque allí Dios manifestó su gloria. Adán se movía dondequiera que la gloria o la presencia de Dios se movía. Más tarde, otras personas, incluyendo Jacob, tuvieron encuentros con la presencia de Dios, y esos encuentros no ocurrieron en un lugar fijo en la tierra. En el caso de Jacob mientras dormía en una ciudad llamada Luz, tuvo un sueño en el cual vio una escalera que descendía del cielo hacia la tierra. Él llamó a ese lugar “Betel”, que significa “Casa de Dios”. Betel fue, en esencia, el “Edén” de Jacob.”
¿Cuál es la ubicación del Jardín del Edén?"
Pero lo único que la Biblia nos dice acerca de la ubicación del Jardín del Edén se encuentra en Génesis 2:10-14, "Y salía de Edén un río para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos. El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro; y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice. El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea toda la tierra de Cus. Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Éufrates.” La identidad exacta de los ríos Gihón y Pisón es desconocida, pero son bien conocidos los ríos Tigris y Éufrates.

Si los ríos Tigris y Éufrates mencionados son los mismos ríos por esos nombres hoy en día, esto ubicaría el Jardín del Edén en algún lugar en el Medio Oriente, probablemente en Irak. No es mera coincidencia que la región del Medio Oriente es donde el planeta era más exuberante -el lugar donde se encontraba el Jardín del Edén. Si el petróleo es, como cree la mayoría de los científicos, principalmente la materia vegetal y animal descompuesta, entonces esta es la zona donde esperaríamos encontrar los mayores depósitos de petróleo. Ya que el Jardín era el epítome de la perfección, es lógico pensar que la descomposición de materias orgánicas más perfecta y exuberante de la tierra produciría grandes reservas del mejor petróleo de la tierra.

¿Qué pasó con el Jardín del Edén?
La Biblia no dice específicamente. Es probable que el Jardín del Edén fue destruido completamente en el Diluvio o que se encuentra enterrado como reservas de petróleo bajo siglos de depósitos de arena.

CONCLUSIÓN:
No estamos buscando respuestas de “dónde está el Huerto del Edén” lo que nos gustaría saber es ¿cuáles son esas investigaciones? que Maldonado hace mención, nos gustaría saberlas. Como ya lo dije en otra publicación, el libro de Maldonado “El Reino de Poder” no tiene referencias bibliográficas, es como un libro de discipulado de una iglesia local, en el cual no tienes alternativa de creer todo lo que está escrito, o desecharlo. Yo personalmente creo que es poco responsable sacar un libro y no citar las fuentes a las que uno recurre para establecer afirmaciones y exponer conclusiones. Con “sus investigaciones” sobre el Edén, nos deja con la mirada perdida en el horizonte imaginando en qué habrá consistido esas investigaciones.

Juzgue usted!

---------------------

(1) Guillermo Maldonado, “El reino de poder: cómo demostrarlo aquí y ahora”, 2013, Whitaker House. PA-USA, Pág. 45

No hay comentarios:

Publicar un comentario