lunes, 23 de mayo de 2016

Siete causas por las que Pablo manda a los Corintios a Examinarse

“Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? -2 Corintios 13.5 RV1960

Introducción
Corinto era una iglesia fundada por Pablo en el año 50, posteriormente en el año 54 les escribe su primera carta, y en el 57 la segunda carta. Era una iglesia asentada sobre una ciudad muy inmoral, a tal extremo que a “fornicar” le decían en todo de  broma: “corintizar”. Esto debido a la prostitución religiosa practicada en el templo de la diosa Afrodita. Tenía un puerto por donde pasaban gentes de toda la Cuenca del Mediterráneo, era una ciudad comercial.

Había un templo al dios Apolo, y sacrificaban animales cuya carne luego la vendían en los mercados. Había prejuicios en los cristianos por comer estas carnes. Había un hedonismo incomparable y un amor por la sabiduría, en tal sentido que los seres humanos en aquella época se –realizaban- siendo filósofos (amor por la sabiduría).

El liderazgo de la iglesia se volvió terco y su inmadurez llevó a que formaran partidos dentro de la iglesia. También menospreciaban a Pablo, no reconocían su apostolado y ministerio. Había judaizantes, y falsos maestros que enseñaban que Jesús no resucitó. Entre otras herejías. Toleraban el pecado, no disciplinaban a los que caían en pecado. Eran resentidos, pues no les gustaba que les llamen la atención.

Pablo los amaba, y aparte de sus visitas, les envió cartas. Esta vez, Pablo se atreve a desafiarlos a que “evalúen su cristianismo, quizá no son hijos de Dios, quizá no han nacido de nuevo”.

Nuestras iglesias de hoy están llenas de “cristianos no salvos”. Es la preocupación de todo pastor. Cuando no hay santidad en una iglesia, y el pecado abunda, lo más probable es que esa iglesia esté lleno de “Pedros y de Judas”. Es importante evaluarnos, si no hay santidad en nuestras vidas, lo más probable es que nunca hayamos conocido a Jesús el Mesías.

¿Qué pasaba en Corinto que fue necesaria esta exhortación de Pablo?
EL CONTEXTO de la carta nos presenta ocho puntos (hay más) que fueron el MOTIVO por el cual Pablo manda que los hermanos de Corinto “examinen su cristianismo”.

1. Calumniadores contra Pablo
“ruego, pues, que cuando esté presente, no tenga que usar de aquella osadía con que estoy dispuesto a proceder resueltamente contra algunos que nos tienen como si anduviésemos según la carne.” -2 Corintios 10.2 
Acusar a un apóstol, una autoridad espiritual de la magnitud de Pablo, de “andar según la carne” es una osadía, una calumnia. Sobre todo, cuando nunca hubo una justificación. Pablo nunca fue carnal. Su vida y trayectoria lo demuestran. Pablo vivió como mártir, nos dejó trece cartas en el NT y en ellas una gran revelación doctrinal que es el fundamento de nuestra fe cristiana.

Los corintios que calumniaban a Pablo, son tan igual como en la actualidad, los falsos hermanos calumnian a sus pastores, por algunos errores, los acusan de carnales sin serlo. La calumnia es un pecado grave. Si calumniaban a un apóstol como Pablo, imagínese las calumnias entre el liderazgo y entre los hermanos de Corinto. Se necesita tener madurez espiritual para discernir que un líder como Pablo era un apóstol “aprobado” (ver 2 Corintios 13.6)

2. Juzgaban por apariencias externas
Miráis las cosas según la apariencia. Si alguno está persuadido en sí mismo que es de Cristo, esto también piense por sí mismo, que como él es de Cristo, así también nosotros somos de Cristo.” -2 Corintios 10.7
Los hermanos de Corinto tenían un proceder, un juicio y procedimiento en base a la apariencia externa. Es su afán por desprestigiar a Pablo, habían llegado al colmo de establecer juicios contra los demás, sólo en base a apariencia. Dios dijo una vez: “el hombre mira lo que sus ojos ven delante, pero Dios mira el corazón” (1 Samuel 16.7).

El juzgar a otros por su “apariencia externa” es muestra de inmadurez, de ausencia de espiritualidad. Muestra de carnalidad, de gente que no ha nacido de nuevo.

3. Jactancia del Liderazgo
“Porque no nos atrevemos a contarnos ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; pero ellos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos”. - 2 Corintios 10.12
La jactancia es insensatez. “Porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien Dios alaba.” (10.18). Proverbios 27.2 dice: “Alábete el extraño, y no tu propia boca; El ajeno, y no los labios tuyos”.

La jactancia es un pecado de alguien que su nivel espiritual no es mayor que la de un neófito.


4. Seguían a Falsos Maestros
“Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis.” -2 Corintios 11.3-4 
Pablo arremete contra hermanos que “prestan oídos” a otro evangelio. Todo lo que no está en la Biblia, son doctrinas de hombres. Mayormente son doctrinas basadas en textos fuera de contexto, por ello “parece” bíblico, pero no lo es. Pablo les advierte que el mismo Satanás se disfraza de “ángel de luz” para engañarles.

Antes del año 100 d. C. Había 20 herejías que rondaban en la Iglesia cristiana. No una ni dos sino veinte. Había falsos maestros en Corinto que enseñaban que “no hay resurrección” y otros decían “que para ser salvo, aparte de creer en Jesús se tiene que guardar la ley judía”.

Si hacemos una lista de las herejías que hoy se dan en las iglesias evangélicas, nos asustamos: Pablo le dijo a Timoteo (2 Ti 4.1-5) “se amontonarán maestros conforme a sus propias pasiones”. Nunca hubo tantos maestros juntos, que enseñen lo que satisface a los oídos, como ahora. Esto es casi como lo dicho por los israelitas en el desierto “hagámonos dioses que vayan delante de nosotros”. Aquí los temas actuales:

o  El tema del éxito: “descubre el campeón que hay en ti”
o  El tema del bienestar y la salud: “todos los cristianos deben ser sanos”
o  El tema de la prosperidad económica: “todos deben ser prósperos”
o  El tema de la conquista: “arrebatar tus bendiciones”, “arrebatar el reino”
o  El tema místico: “falsos rabinos judaizantes”, “gente hablando hebre-ñol: Yahoshua, El Eterno, Elohim, Yeshua Jamashia, el Adom.”, Ana Mendez Ferrel que ve “señales en el cielo” y le “habla a los billetes”.
o  El tema del legalismo: “la religión del látigo, me someto a reglas humanas para sentir que estoy agradando a Dios y asegurarme la salvación” (falda larga, no aretes, pelo largo, etc.)
o  El tema del viaje ancestral: “la risa santa”, “falsos éxtasis y falsos trances”.
o  El tema del reino y dominionismo: “kingdom now”, “vivamos en el liderazgo de los gobiernos”, “para bendecir una nación tienen que gobernar creyentes.” “todos debemos ser reyes”
o  El suavizar  de la predicación contra el pecado: “no ofender al oyente”, “amamos a los gays”, “no predicaremos contra los gays”, “gracia inclusiva: tolerancia de los pecados sexuales”.
o  El tema de la comodidad: “iglesias sin reglas”, “cristianismo on-line”, “en esta iglesia las sillas están acolchadas y sirven café o refrescos”
o  El tema del relego de la Biblia: “no necesitamos mucha doctrina ni teología basta con el Espíritu Santo.”, “la Biblia son solo principios, vivamos de las revelaciones de ahora, de lo que Dios dice ahora”
o  El tema de ver demonios en todo lado: “sectas como Dios es amor”, “amantes de la lectura de Rebeca Brawm”, “gente que vive en el gobierno de Satanás”, “una vez un profeta llegó a una iglesia y profetizó que el pastor de esa iglesia anfitriona sería el apóstol de su ciudad… no terminó de dar la profecía y ese pastor murió. Preguntaron ¿qué pasó? Y el profeta respondió que Satanás arruinó los planes de Dios” ¿Satanás arruina los planes de Dios?
o  El tema de los ungidos: “las maldiciones generacionales las curan los encuentros de los pastores ungidos.”


Tenemos maestros para todas estas herejías. Desde los más sutiles como que “todos deben ser sanos” y “el agradar a Dios con tu vestimenta” hasta los más descarados como los pastores de la prosperidad. “Cada comezón de oído tiene su propio maestro”

5. Eran muy TOLERANTES, toleraban a los necios
“porque de buena gana toleráis a los necios, siendo vosotros cuerdos.” -2 Corintios 11.19 
Pablo llama “necios” a los “falsos maestros”, a los “falsos apóstoles”. Tolerar a un necio en la iglesia expone tu alto nivel de necedad. Debemos ser INTOLERANTES con el pecado, y en particular con toda falsa enseñanza.

Estudie y escudriñe la Biblia. Pídale a su pastor que les enseñe la Biblia exhaustivamente, para que estén preparados contra la apostasía creciente que hay actualmente. Un jefe flojo, tolera empleados flojos. Un padre irresponsable genera hijos irresponsables. Y un púlpito pobre doctrinalmente genera cristianos pobres doctrinalmente.

Dios no es ni tolerante ni flexible. No son atributos de Dios. No confundamos misericordia con tolerancia, ni tampoco gracia con flexibilidad. No son atributos de Dios, ni la tolerancia ni la flexibilidad. La TOLERANCIA  es un pecado del que tenemos que arrepentirnos.

6. Abundaba el pecado entre ellos
“Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes.” -2 Corintios 12.20
Interesante lista que no necesita comentarios, sólo implicaciones:

-       Contiendas, pleitos
-       Envidias, celos
-       Iras, animosidades, rivalidades
-       Divisiones, ambiciones egoístas
-       Maledicencias, difamaciones
-       Murmuraciones, chismes
-       Soberbias, engreimiento, arrogancia
-       Desórdenes (en los cultos ver 1 Co 14.33)

Cuando la iglesia tiene muchos cristianos no salvos, esta lista es común. Cuando usted ve ratas en el día, en una casa, en una ciudad o en el campo, es porque la población ha superado el equilibrio del ecosistema de estos animales, por ello salen en el día a buscar alimentos que ya no lo encontraron en la noche (las ratas son nocturnas).

7. Eran Pecadores sin arrepentimiento y reincidentes
“Que cuando vuelva, me humille Dios entre vosotros, y quizá tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado, y no se han arrepentido de la inmundicia y fornicación y lascivia que han cometido.”- 2 Corintios 12.21 
Si no hubo arrepentimiento genuino, que es producido por la REGENERACIÓN del Espíritu Santo, entonces no espere abandonar la práctica del pecado. Pablo deja en claro que tales cristianos que REINCIDEN EN PECAR es porque no son nacidos de nuevos, son cristianos no salvos. Están en la iglesia pero no están en Cristo.

Ser nacido de nuevo, lleno del Espíritu Santo, guiado y regenerado por el Espíritu Santo, no es cuando alguien balbucea cosas en el culto que no se entienden, o tiembla sin control, o se cae al suelo después de una oración, mucho menos que ría o llore. El abandono del pecado, la vida de santidad son la mejor evidencia de la llenura del Espíritu Santo.

Los corintios eran campeones creyendo que por la abundancia de dones espirituales que tenían era todos espirituales. En realidad eran niños espirituales, y muchos de ellos nunca habían nacido de nuevo. La falta de arrepentimiento es evidencia de falta de regeneración.

Alguien que no ha nacido de nuevo, no se arrepiente.


Se nos manda EXAMINARNOS, si estamos en  la fe

“Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe”
    
Examinaos (peirazete). Del griego: “peirazo”. Significa “probar algo”, “tentar a alguien”. “Intentar probar algo”. La acción de este verbo involucra un sentimiento, un propósito, un deseo emocional. Significa “poner a prueba algo o a alguien”. Este término lleva consigo el tener sí o sí una experiencia. Experimentar.

Éste es el llamado para hacernos una autoevaluación. Constantemente debemos examinar nuestro cristianismo y compararlo con las Escrituras. “Estar en la fe” significa que “Jesús el Mesías está en nosotros”. Esto es tanto en nuestras vidas personales, como en la iglesia.

Si Jesucristo está en nosotros, la lista de pecados anterior no sería tan larga…

Se nos dice que es necesario establecer si somos o no APROBADOS
“probaos a vosotros mismos”

Probaos (dokimazete). Del griego: “dokime”. También significa “probar”, pero “probar con el propósito de establecer si se aprueba algo o no”. Término usado en la tasación de metales. El oro o la plata se “prueban” con ácidos y el tasador establece luego de la “prueba” si es el metal que refiere, o simplemente es una aleación parecida (falsificada, pirateada). Dokime significa en sí “ser probado y pasar la prueba: aprobado”. Dokime se utilizaría para certificar y autenticar algo.

PROBARSE a uno mismo es establecer si somos o no APROBADOS. ¿Eres o no lo que dices que eres? Esa pregunta debemos respondernos al reflexionar en este pasaje.

Se nos pregunta si estamos CERCIORADOS que Jesús el Mesías está entre nosotros
“¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros?”

Conoceis, reconoceis (epiginosko). Del griego “epiginosko”. Éste a su vez viene de dos palabras: “epi”, que significa sobre, y en este caso le da intensidad al verbo “ginosko”. Significa “tomar conocimiento”, “venir a saber”, “entender algo totalmente a cabalidad”, “darse cuenta de algo”. Relación entre la persona que conoce y el objeto conocido.

1 Corintios 8.3 dice, “si alguno ama a Dios, es conocido por Él” (ha sido conocido por Él) Este conocimiento incluye aprobación. “Epiginosko” significa por lo tanto, “cerciorarse”, “reconocer perfectamente”. No se puede reconocer algo que no se ha conocido antes.

RECONOCER  a Jesús significa que lo veas en tu vida HOY. Si no lo RECONOCES HOY en tu vida, es porque nunca lo CONOCISTE. Cuando te llaman a RE-CONOCER  a un delincuente, asesino, estafador o extorsionador; te muestran fotos de personas para que tú lo identifiques. Y sólo podrás reconocer al malhechor si lo has visto antes realmente, de lo contrario harás una mala acusación.
No puedes RE-CONOCER  a alguien que nunca lo has CONOCIDO. Si nunca CONOCISTE  a Jesús, de seguro que nunca lo podrás RE-CONOCER.

Se nos ADVIERTE que podríamos estar REPROBADOS, DESCALIFICADOS
“a menos que estéis reprobados”

Reprobados, descalificados (adokimos). Proviene del griego adokimos, mientras que dokime significaba “aprobado”, adokimos significa “des-aprobado”, “reprobado”, “descalificado”. Significa también “no soportando la prueba”, “rechazado”, “sin aprobación”. El proceso de poner a prueba los metales como el oro o la plata solo puede dar dos alternativas: dokime, esto es “aprobado” o adokimos, esto es “des-aprobado”.

La ADVERTENCIA va en el sentido de que podríamos estar llevando un cristianismo ENGAÑANDONOS a nosotros mismo. Pensando que eres ORO y eres simple OROPEL. Hay muchos cristianos no salvos en nuestras iglesias, que si no se arrepienten se irán al infierno.

CONCLUSIÓN
Pablo exhorta a los corintios debido a sus abundantes pecados y falta de arrepentimiento, evidencia de un falso cristianismo, que se EXAMINEN y que determinen si son CRISTIANOS O NO. Oremos como el salmista:
“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.” -Salmo 139.23-24
Nuestras iglesias de hoy están llenas de “cristianos no salvos”. Es la preocupación de todo pastor. Cuando no hay santidad en una iglesia, y el pecado abunda, lo más probable es que esa iglesia esté lleno de “Pedros y de Judas”. Es importante evaluarnos, si no hay santidad en nuestras vidas, lo más probable es que nunca hayamos conocido a Jesús el Mesías. Oremos a Dios pidiéndole que nos haga “nacer de nuevo”.


¡Dios los bendiga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario