miércoles, 10 de enero de 2018

Uno Será Tomado, y Otro Será Dejado


“Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada. Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado.” - Lucas 17:34-36 RV60
Yo ya escuché a varios decir que “el que es tomado” es un creyente que se fue con el Señor Jesús en el Rapto, y el que es “dejado” se queda a sufrir la Gran Tribulación. Me han recomendado un artículo del Rev. Gustavo Martínez Garavito (del Movimiento Misionero Mundial), “Uno será tomado, y otro será dejado”, y efectivamente ahí dice eso mismo.

NOTA DE CAUTELA: Citamos académicamente a autores de libros, artículos y/o expositores en vídeos publicados en la web. No pretendemos criticar a las personas, sino sus ideas y lo que escriben, y siempre procurando ser académicos. Vamos con el siguiente análisis.

El texto bíblico que es materia de estudio se encuentra tanto en Mateo como en Lucas, son textos paralelos, aunque Mateo lo sitúa en el Sermón Escatológico del Monte de los Olivos, Lucas lo sitúa un poco antes, en el capítulo 17.
“Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada. Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado.” (Lucas 17:34-36 RV60)
¿Qué dice Gustavo Martinez?
Martinéz nos dice que el pasaje de Lucas 17.34-36 se refiere al arrebatamiento de la Iglesia(1), él escribe lo siguiente:
“En un momento inesperado… vendrá de repente… Según la Palabra no todos serán arrebatados cuando dice que unos estarán durmiendo y otros trabajando, es porque en una parte del mundo será de día y en la otra parte será de noche. Dos estarán en una cama, uno será tomado y el otro será dejado… Esto significa que muchos estarán laborando en diferentes ocupaciones y algunos son cristianos y se mantienen ocupados en su trabajo pero también en su vida espiritual, se mantienen buscando a Dios conforme la Palabra de Dios les ha enseñado y ellos han recibido el testimonio de las Escrituras y del Espíritu Santo, por ende tienen el oído afinado y receptivo para cuando suene la trompeta final y partirán (en el arrebatamiento), y quedarán los otros preguntándose ¿adónde se fue?, esto será algo terrible que conmoverá a todo el mundo y habrá un lamento...”
Martinez utiliza el término “levantamiento” como sinónimo de “arrebatamiento” de la Iglesia:
“Primeramente se verificará el levantamiento de la Iglesia… Al ser levantada la Iglesia se manifestará el Anticristo y dará comienzo la Gran Tribulación… A los siete años del levantamiento de la Iglesia (la semana número 70 de Daniel), tendrá lugar la aparición de Jesucristo en las nubes del cielo, quien vendrá con sus santos millares, a darle el pago a los que no conocieron a Dios ni obedecieron al Evangelio, y quien salvará a Israel del poder del Anticristo en la guerra de Armagedón, y reinará por mil años (milenio) sobre la tierra.”
¿Qué es el “Arrebatamiento de la Iglesia”?
La doctrina del Arrebatamiento Pre-tribulacional de la Iglesia pertenece al sistema de interpretación Dispensacional, cuyo origen se remonta a 1830 principalmente con John Nelson Darby y una visión o sueño de una jovencita llamada Margaret McDonald. Sobre el Rapto de la Iglesia, enseña que será siete años antes de la Segunda Venida, al comienzo de la Gran Tribulación. A diferencia de lo que la Iglesia ha creído, enseñado y sostenido como doctrina bíblica que el Arrebatamiento es un evento que se dará en el mismo momento de la Segunda Venida, es decir posterior a la Tribulación.

¿Por qué está muy mal interpretado el pasaje de Lucas 17.34-36?
Hay poco ejercicio exegético en la postura del Rev. Gustavo Martinez. Veamos lo siguiente:

El texto de Lucas es paralelo con Mateo. Eso significa que debemos considerar ambos pasajes para establecer una interpretación.

Mateo 24.39-41 RV60
“…y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.”
Lucas 17.34-36 RV60
“Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada. Dos estarán en el campo; el uno será tomado, y el otro dejado.”
Además de esto, en el contexto de Lucas 17 Gustavo Martinez no ha considerado todos los versos para su interpretación, es decir "lo está sacando de contexto". Qué dicen los versos del 26 al 30:
“Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos. Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste.”
Lucas está considerando el discurso de Mateo, notamos el verso de Lucas 17.27 que viene a ser el paralelo de Mateo 24.39 y en ambos evangelios afirman lo mismo:

Lucas 17.27: “Vino el diluvio y los destruyó a todos”
Mateo 24.39: “vino el diluvio y se los llevó a todos”

Así mismo, en ambos evangelios, el verbo “tomado” que es el equivalente en Mateo a “llevar a todos” y en Lucas es el equivalente de “destruyó a todos” no es otra cosa sino una referencia a JUICIO.

¿Cuál es el problema con el “arrebatamiento”?
El sistema de interpretación dispensacional, confunde a muchos intérpretes de las Escrituras, como el caso del Rev. Martínez. En su explicación mezcla versículos sacándolos fuera de contexto, y términos como “arrebatamiento” con “levantamiento” y se presenta muy oscuro ya que también genera confusión con “la Segunda Venida” y “el Día que el Hijo del Hombre se manifieste” o “el Día del Señor”.

El lector dispensacional ve dos eventos separados por siete años. El primero vendría a ser el “arrebatamiento de la Iglesia” o como Martínez refiere “levantamiento de la Iglesia”. Este Rapto sería antes de la Gran Tribulación. Y el otro evento sería “la Segunda Venida”, o también como dice “el Día en que el Hijo del Hombre se Manifieste” o simplemente “el Día del Señor”.

Bien, ahora veamos Lucas 17.26-35.

Martínez nos dice que “uno es tomado en el Rapto y el otro es dejado a sufrir la gran tribulación”. Pero el contexto de ambos pasajes refieren que “ser tomado” equivale a “ser llevado a juicio”. Y el que “es dejado” es el creyente que se queda con el Señor para entrar a la eternidad, es el que se salva del juicio. Como en el ejemplo de “los días de Noé” que los que fueron “tomados” fueron “destruidos en juicio”, mientras que Noé y su familia “se quedaron” para ser salvados del diluvio. Y en el contexto de Mateo 24.40-41, supuéstamente el pasaje sitúa al "uno será tomado, y otro será dejado" después de la Gran tribulación y no antes de ella, pues así lo dice en el verso 29 que dice "E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días..." 

Tanto el pasaje de Lucas como el de Mateo es muy atractivo para un interprete dispensacional con poca instrucción teológica aun en su sistema dispensacional. Quizá ven en el término de ser “tomado” o “recogido” un parecido a ser “arrebatado”. Pero no es así. Los paladines dispensacinalistas como el Dr. J. Vernon McGee, dice al respecto de "el uno será tomado, y el otro será dejado" en Mateo 24.39-41:
“Esta no es una referencia al Rapto de la Iglesia. El paralelo es con el diluvio donde aquellos que fueron llevados, fueron quitados en juicio. Aquellos que se quedaron en los días de Noé fueron los que escaparon del juicio. Aquellos que se queden cuando venga Cristo entrarán en el reino.” (2)
Así mismo, el teólogo John MacArthur en su Biblia de Estudio MacArthur, respecto al verso de Mateo 24.39-41 nos dice lo siguiente:
"Uno será tomado". Es decir tomado en juicio (v.39) como en los días de Noé ("los llevó"; v.39). Esto no es una referencia al arrebatamiento de los creyentes descrito en 1 Tesalonisenses 4.16-17."(3)
De manera que el Rev. Gustavo Martinez, así como muchos hermanos dispensacionalistas, no conocen muy bien su propio sistema de interpretación por ser muy confuso (por su hermenéutica particular) y comete un grave error exegético ya que en su sistema dispensacional, los que serían “tomados” o “llevados” serían los que pasarían la gran tribulación como juicio, y no los cristianos siendo arrebatados a las nubes.

Conclusión
El pasaje es claro y sin problemas para interpretar respecto a que los “tomados” son los que que van a juicio, esto es al "Juicio de Dios Contra Jerusalén y el Templo en el año 70 A.D.", mientras que los que “son dejados” se salvan de ese juicio, esto es los cristianos que huyeron de Jerusalen a Perea y fueron salvos de aquella Gran Tribulación..

Con respecto a la Venida Final (o Segunda Venida de Jesucristo), una correcta hermenéutica no separa la en dos eventos.

-------------------

Citas Bibliográficas:
(3) Biblia de Estudio MacArthur, Pág.1294

Sobre el Rev. Gustavo Martínez Garavito, según su portal web: http://www.volvamosadios.org/gustavo-martinez.php, Desempeña el cargo de Presidente del MMM a nivel Internacional, bajo su legado han surgido muchos obreros incluyendo misioneros y supervisores. Desempeña su ministerio en Medellín. Autor del artículo “Uno será tomado, y otro será dejado”, el cual está alojado en http://impactoevangelistico.net/noticia/479-uno-sera-tomado-otro-sera-dejado. Y a su vez refiere una fuente: “Instrucciones Bíblicas / Lección: La Segunda Venida de Cristo/Autor: Luis M. Ortiz”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario