domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Conferenciante de temas femeninos o "Pastora"?



Cada vez que afirmamos que el pastorado femenino es un ministerio no reconocido por la Biblia ni practicado por la Iglesia a través de la historia, y más bien es una práctica contemporánea, propia de iglesias y grupos que poco a poco se fueron desligando de las Iglesias post-Reforma; surgen una serie de cuestionamientos y somos objetados en algunos puntos que sería bueno mencionar:

  1. Se confunde el «oficio» de un «pastor ordenado» a dicho ministerio, con el de un predicador, o evangelista, o maestro de la Biblia. Por ejemplo, Elsie Anne McKee es autora de varios libros y profesora en Princeton Theological Seminary, pero eso no la convierte en "pastora"; mucho menos no fue ordenada para este oficio de "pastora". Algo a resaltar aquí es el hecho de que, en nuestros medio tenemos hermanas que visitan cárceles y hospitales, y "predican" el Evangelio allí, pero ese servicio tampoco las convierte en "pastoras", mucho menos les otorga "autoridad eclesiástica". También podemos citar a "evangelistas itinerantes"; hermanos sinceros y piadosos que ya sea en una plataforma, en un mercado o plaza, o en una calle con megáfono anuncian el Evangelio, eso no los convierte en pastores. El "oficio de pastor" tiene que ver con la administración y gobierno de la Iglesia. Luego, predicar es una tarea de todos.
  2. Se cree que quienes sostenemos que el "pastorado femenino" no es bíblico, estamos en contra de que las mujeres sirvan a Dios predicando y/o enseñando. Bien, creemos que desde la antigüedad las mujeres han ejercido un rol más que importante en la vida del pueblo de Israel y en la Iglesia. Por ejemplo, creo que entre los casos que más resaltan en el Nuevo Testamento tenemos a Priscila, quien según Lucas, junto a Aquila su esposo, "instruyeron" por el camino correcto a Apolos. Priscila, sí una mujer. Pero no hay registro alguno de que Priscila haya ejercido un ministerio pastoral con labores de oficiar la Santa Cena y administrar el bautismo; nunca fue ordenada para tal oficio. pero fue una sobresaliente líder en la iglesia primitiva.
  3. Se cree que toda esposa de un pastor recibe por vía marital el mismo oficio (porque dicen que son "una sola carne"), de allí que en muchos grupos evangélicos a la esposa del pastor se le llama "pastora"; PERO LA ESPOSA DEL PASTOR NO ES PASTORA, es la "hermana esposa del pastor". En todo caso, el llamado de la esposa del pastor es a asistir a su esposo en todo lo que la Biblia manda como "ayuda idónea" para que su esposo cumpla con fidelidad su ministerio.
  4. También se nos dice, de manera muy mal, que somos machistas, o que la cultura bíblica es machista y por lo tanto no respetamos que "ante Dios todos somos iguales". Y lo que es peor, que estamos en contra del desarrollo de la mujer académicamente, intelectualmente o ministerialmente (servicio). Para esto hay una respuesta sencilla: ¡No! ...Pues, hay ministerios de mujeres en la Biblia que demuestran que esto de ninguna manera es así. Líneas arriba mencioné a Elsie Anne McKee y a Priscila, tanto la una como la otra son mujeres que demostraron realización en sus ministerios, y sin obstáculo alguno... pero no son pastoras.

En la Iglesia del Señor hay mucho para hacer, toda la iglesia es llamada servir. Pero el oficio de "anciano", "obispo" o "pastor" está reservado para los varones.

¡Piensa cristiano!
----------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario